CHA_9196

Inauguramos la semana con este post de una receta muy especial, ya que está hecha con ingredientes muy sencillos y cuyo resultado final es realmente sorprendente.

Si bien en España no tenemos costumbre de incluir dátiles en nuestras comidas diarias, como sabeis estos frutos son populares en toda la costa sur del Mediterraneo, desde Marruecos hasta todos los paises del oeste, donde forman parte de su dieta habitual. En nuestro país, estamos acostumbrados a encontrarlos en los cócteles como parte del aperitivo y solemos degustarlos principalmente en Navidad, junto con todos los frutos de invierno, como las nueces y los higos secos.

Por las carácterísticas de la receta, este plato puede formar parte de unos entrantes o servir para terminar una comida, ya que su textura y sabor bien podrían ser una variación del clásico queso con membrillo, que tantas versiones tiene en nuestra cocina, sobre todo en los ultimos años con algunas estupendas recetas de nuestros cocineros más conocidos.

Ingredientes (para 6 personas)

  • Doce dátiles frescos (imprescindible que sean frescos)
  • 100 gr de queso (semicurado)
  • 125ml. de aceite de ovila virgen
  • 75 ml. de zumo de mandarina
  • pimientas de tres clases (roja, blanca y negra)
  • romero fresco

Elaboración:

Primero procedemos a quitar el hueso de los dátiles haciendo un corte a lo largo. El hueso se desprende de la carne muy facilmente por lo que no tendréis ningún problema.  Cortamos el queso en tacos pequeños y alargados del hueco de los dátiles e introducimos un trozo en cada uno de ellos. Nos queda como un bocadillo.

Mezclamos en un bol el aceite, el zumo de mandarina, las pimientas (mejor en grano) y el romero fresco picado y hacemos una emulsión para que se mezclen bien los ingredientes, como si fuera una vinagreta.

Introducimos los dátiles rellenos del queso en un recipiente de cristal que procuraremos tenga una capacidad que permita que, una vez llenado con el liquido del marinado, cubra completamente los dátiles. Se introduce la marinada, se agita un poco para que llege a cubrir todos los dátiles, se tapa y se guarda en la nevera durante cinco días.

Una vez transcurridos los cinco días, ya podéis degustar este aperitivo-postre que os sugerimos como véis en la fotografia, lo presentéis insertándo dos de ellos en una brocheta de madera.

Consejo: el queso que elijáis no debe ser excesivamente fuerte o seco, ya que debe imprengarse del sabor de la marinada.

Y a disfrutar.