Ahora que se va yendo el invierno y tenemos los primeros brotes primaverales, ahora que todos parecemos lagartos tomando los primeros soles después de este invierno lluvioso, nuestros frutales de invierno están dando los últimos frutos, y, ¿que voy a hacer con todos esos limones que todavía cuelgan del árbol? Te vas al campo, al tuyo, al de tu tío Fernando, al de tus amigos y vuelves con kilos de limones, los miras con pena y piensas, que desperdicio, ya hemos dado a los vecinos kilos y kilos y hecho infinidad de tartas, a ver que hago con todo lo demás. Pues la solución la tienen muy clara desde hace tiempo los marroquíes,  haz CONSERVA DE LIMONES.

Es muy sencillo. Escoge limones no muy grandes y con la piel limpia y sin motas. Lávalos debajo de grifo y práctícales unos cortes a lo largo, donde debes introducir un poco a presión sal marina gruesa. A continuación los metes en un frasco grande  que hayas esterilizado previamente durante unos minutos en agua hirviendo. Los limones debe ir bien apretados unos con otros, con una rama de canela, unas hojas de laurel y zumo de limón exprimido. Cierras el bote fuertemente y lo guardas durante unas 3 o 4 semanas en un lugar seco y oscuro (es importante que no les de la luz del sol). ¡Y listos! Se pueden comer como lo hacen los marroquíes, como acompañamiento indispensable de sopas y cuscus, pero puedes utilizarlos para cualquier receta con limón. El secreto está que el sabor del limón se vuelve más intenso y da a tus platos un aroma distinto.

camara 642 camara 649

Otra forma de aprovechar los limones y la cáscara sería hacer SAL DE LIMÓN

Si quitáis la corteza de los limones y la dejáis secar (siempre sin la parte blanca, que amarga), o bien al aire libre o la introducís en el horno durnate 1 1/2 hora a 75 grados. Una vez seca podéis pasarla por la turmix y hacer una especie de polvillo seco que podéis mezclar con sal y ya tenéis SAL DE LIMÓN.  Podéis ahorraros este paso si queréis y rallar la piel directamente, la dejáis secar en un papel de cocina durante 24 horas y ya podéis mezclarla con la sal. ¿Que para que sirve esto? Pues para salar, por ejemplo, cualquier preparación de pescado, le váis a dar el toque ahumado que tiene la cáscara de limón a cualquier plato, queda estupendo, probadlo.