Ingredientes (4 personas)

12 langostinos crudos – 1 huevo – copos de maíz (sin azúcar) – aceite de girasol – brochetas de madera

Para la salsa agridulce: 3 chalotas – 2 pomelos (el jugo) – 4 cucharadas de azúcar

Elaboración:

Trituramos ligeramente los copos de maíz

Para preparar los langostinos, retiramos la cabeza y los pelamos dejando sin quitar la cola para que tengan mejor aspecto. Quitamos el intestino con la ayuda de un palillo

Los ensartamos en brochetas de madera para mantener su forma estirada y los sazonamos con un poco de sal. Reservamos

Preparamos una salsa agridulce picando las chalotas y poniéndolas a pochar en aceite de oliva suave. Una vez pochadas, añadimos el zumo de pomelo y el azúcar. Removemos bien y dejamos que la salda reduzca hasta tener una consistencia espesa

Pasamos los langostinos por huevo batido y por los copos de maíz triturados y los freímos en aceite muy caliente para que se doren sin resecarse en el interior. Los escurrimos en papel de cocina y los servimos inmediatamente acompañados de la salsa de pomelo.

Langostinos crujientes